martes, 16 de septiembre de 2014

cinco años despues

martes, 28 de abril de 2009


 Honestidad brutal

 Y me encanta como soy porque me odio también, estoy llena de defectos,
 Como explicar estos últimos sucesos, donde veo un abismo negro en el medio de un pulgar,
 Y una señora que nunca ha de llorar, mas tan solo por el medio de un escrito a divulgar,
 Y las lágrimas nunca salen, como desdén de desesperación, pero lo veo y son parte de una vida,
 que mañana tratare que no estén mas.
 Me provoco mujer, derrámalo de los ojos, porque el teclado ya borroso esta.
Y no queda tintero por derramar, y bolígrafo que pida piedad.
Tu condena fue tu padre, por un hombre nunca lloraras, pero lo veo llegar...
Y lo invoco al cielo, al piso a la tetera o algo mas. Que derrame de tus ojos mujer defectuosa ni siquiera puedes llorar.
 No te culpes en infiernos, tus manos no lo han podido curar,
 ¿A quien imploras la verdad? al escrito, al cielo, al hombre, a las lágrimas que hasta hoy no has logrado derramar. No te culpes niña tonta que los chicos no saben curar, o tal ves no sea así,
Y lo eliges para darle la aurora que a tu padre no le has podido dar.
No te culpes niña tonta, sueña que los chicos si saben soñar.
 Son palabras de un viento, de una ráfaga, de un ventorral.
 Y te curas de a poco y te alivias de tu honestidad brutal.

 Y cinco años después continuas un miércoles, 17 de septiembre de 2014,
Y te preguntas ¿que es? ¿lo que pides cinco años atrás con tanta sinceridad, dolor y brutalidad?.
 ¿sera que tu niño te sanara? con tanta siceridad, con dolor y brutalidad?
 o tal vez.... solo mueres un día y luego naces en el medio del viento, ráfagas y ventorral.
 Pero lo veo llegar...
 Y tus manos como niña a tu padre no lo han podido curar, y dijiste no te culpes niña tonta que ni siquiera puedes llorar.
Y se lo has pedido al cielo a las golondrinas a los santos, que te curen de este dolor y las lágrimas que no has podido derramar. que se acabe este dolor que no te has podido sacar..
Pero lo veo llegar...
Y tus manos como mujer a tu hijo no lo han podido curar... y en el medio del mar que derramas de tu rostro te encuentras y te has dejado llevar.
Y sientes que el te ha venido a sanar y son sus manos y sus ojos de cristal...
 Y son sus manos y sus ojos que me dicen que jamas deje de soñar.
Y en el medio de esta honestidad brutal me alivio en tus ojos y me acurruco en tus manos...
 de a poco me curo por no tenerte mas.

Y recuerdo que todas las hojas son del viento y del ventorral, menos la luz del sol de un 30 de junio que solo ha venido a sanar y los niños si saben curar y esto es una honestidad brutal.

 te amo, tu mama quedandote o yendote --- vera spinetta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Free counter and web stats